Menu

PANECILLOS DE ALMENDRA

Muchas veces no le damos la importancia que tiene al desayuno, ni le damos el tiempo que se merece. Nuestra vida es siempre ir corriendo a todos los sitios. Yo misma en mi época de estudiante, a penas si me bebía un vaso de leche caliente con cacao corriendo y ya no comía nada hasta muchas horas después.

Hoy en día se le está dando más importancia a desayunar “en condiciones”, y cada vez nos recomiendan que sean más completos. Ya sea en dulce o salado vuestra versión, el pan es fundamental para una dieta equilibrada, aún estando a dieta, por ejemplo.

De hecho, os confieso que yo sólo suelo tomar pan en el desayuno, y muy rara vez como durante el resto del día. Eso sí, mis ingredientes con él son muchas veces dulces, y utilizo mis mermeladas caseras que siempre son mucho más sanas que las que venden y disfruto mucho haciéndolas, aunque tampoco como a diario, pero sí dos o tres días a la semana. Mejor variar, ¿no?

Y bueno, si sois de versión salada, ahí sólo tenéis que echarle imaginación, porque con el pan, va casi todo. Sé que es una lata tener que dejar reposar el pan, y más si lo queréis para desayunar, pero siempre podéis elaborarlo por la noche y dejar reposar en la nevera, por la mañana, se enciende el horno y mientras nos vestimos, tenéis vuestro pan de almendra recién horneado. ¡¡Todo un placer!!
INGREDIENTES: 10 panecillos DIFICULTAD: Fácil PREPARACIÓN: 15 min REPOSO: 1 h 15 min COCCIÓN: 30 min
-250 de harina de fuerza -1 sobre de levadura seca de panadería (7 gr)
-2 cucharadas de aceite de oliva suave
-1 huevo
-una pizca de sal
-125 ml de agua tibia
-50 gr de almendra molida
-harina, caco en polvo (opcional)
1. Coloca en un bol la harina, hacer un hueco en el centro y colocar la levadura seca de panadería, el aceite, el huevo y una pizca de sal. Mezclar bien con una cuchara de madera.

2. Añadir poco a poco el agua tibia mientras vamos mezclando con la cuchara de madera.

3. Enharinar una superficie de trabajo y seguir amasando con las manos. Incorporar la almendra molida y seguir amasando hasta que quede una masa que no se pegue en las manos. Formar una bola, poner en el bol y cubrir con un paño húmedo. Dejar reposar 1 hora para que fermente y duplique su volumen.

4. Forrar la bandeja del horno con papel parafinado. Precalentar el horno a 180º C.
Enharinar ligeramente una superficie de trabajo, coger porciones de masa y darle forma esférica (deberían de salir 10 panecillos). Colocar en la bandeja de horno preparada y dejar fermentar 15 minutos más.

5. Poner una plantilla con el dibujo deseado encima de ellos y espolvorear la mitad con cacao en polvo y la otra mitad con harina. Hornear a 180º C con calor arriba y abajo durante 30 minutos aprox. Los panecillos tienen que quedar ligeramente dorados.

6. Dejar reposar en una rejilla y servir tibios, partidos por la mitad, ya sea con algo dulce como mermeladas, mantequillas, miel.. o con salado, con aceite, jamón, tomate…

NOTA: Consumir preferiblemente el mismo día. Al día siguiente estarán más duros, pero también se pueden tostar partidos por la mitad y estarán muy ricos así. El dibujo final es opcional, Yo he puesto la decoración de cacao para tomar con dulce y la decoración de harina para tomar con salado.
Fuente: Cakes Para ti

Bookmarked By

Categorias:   Panes y masas

Comentarios